He pensado siempre que nuestro colegio tiene un bello nombre: Nueva Colombia. Como maestras y maestros, desempeñamos diariamente nuestra labor con el objetivo de hacer de éste un país mejor...

Por Antonio Torres Moreno.

Maestro Colegio Nueva Colombia IED

Fotico final

He pensado siempre que nuestro colegio tiene un bello nombre: Nueva Colombia. Como maestras y maestros, desempeñamos diariamente nuestra labor con el objetivo de hacer de éste un país mejor. Por eso hoy resulta inevitable escribir sobre lo que sucede en Colombia. El último año no ha sido fácil. Las políticas implementadas por los gobiernos distrital y nacional no han sido eficaces para atender las consecuencias de la pandemia y las necesidades de la gente del común.

Según cifras presentadas hace poco por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE, un 42.5% de la población colombiana se encuentra en la pobreza y un 15.1% se encuentra en pobreza extrema. Han aumentado el hambre, el desempleo, la informalidad, el rebusque, las deudas y las preocupaciones. Durante el primer año de la pandemia, tres millones de personas más ingresaron a la pobreza, un millón de ellos en la ciudad de Bogotá D.C. Y para rematar, como si no fuese suficiente esta situación, el gobierno nacional busca imponer una reforma tributaria en la que, para resolver los problemas económicos del país, terminamos pagando los platos rotos quienes menos tenemos.

Este contexto motivó el Paro Nacional que inició el pasado 28 de abril. Estudiantes, trabajadores, artistas, vecinas y vecinos, miles de personas indignadas con esta situación nos hemos venido manifestando y reclamando detener esa reforma tributaria, detener esa reforma con la que se busca seguir haciendo de la salud un negocio, garantizar una Renta Básica para los más pobres. Con las manifestaciones se exige también al gobierno cumplir con su compromiso de defender la paz y defender la vida. En las calles de nuestros barrios hemos visto las coloridas movilizaciones, hemos escuchado el sonido de las cacerolas.

¿Y cuál ha sido la respuesta del gobierno de Duque? No atender los reclamos de la gente y reprimir. También en nuestras calles y nuestros barrios hemos visto el inmenso despliegue de policías y hasta del ESMAD. Bombas aturdidoras, gases lacrimógenos, detenciones y hasta bala han sido la respuesta a quienes reclamamos garantías para una vida digna, salud y educación para todos, una Colombia en paz. En lo que va de este año, se han cometido cerca de 35 masacres. A esta cifra se suma la masacre que actualmente cometen las Fuerzas Armadas en contra del pueblo colombiano. Son decenas los muertos y cientos las violaciones a los Derechos Humanos. Para construir una nueva Colombia, es esencial el respeto a la vida. La gente del común se ha cansado de las políticas injustas del gobierno. Por una vida digna, por una nueva Colombia en paz, ¡VIVA EL PARO NACIONAL!


gestion del riesgo

Equipo Subakaneria

Sample image

Gloria Huérfano

Director
g.huerfano@subakaneria.com
Sample image

Jaime Ospina

Director
j.ospina@subakaneria.com
Sample image

Jorge Castro

Asesor Externo
j.castro@subakaneria.com
 
 

Quien está en línea

Hay 3797 invitados y ningún miembro en línea

ar subakaneria colegio nueva colombia

Iniciar Sesión


colegio nueva Colombia suba Orientación escolar


 

colegio suba bogota nueva colombia matriculas